El día que la resistencia al agua me salvó de quedarme sin móvil

Por qué tu móvil no carga cuando lo acabas de mojar

Hace unos días tuve un percance. Esto no tendría mucha importancia si no fuera porque, debido a ciertas circunstancias, me salvé de quedarme sin teléfono gracias a la resistencia al agua. Por ello, quiero aprovechar esta destreza para arrojar algo de luz complementario sobre esta opción y valorar qué puede representar para ti tenerla en tu móvil.

El día en el que el agua fue mi peor enemigo

El día que la resistencia al agua me salvó de quedarme sin móvil

Mi móvil personal a día de hoy es el Sony Xperia XZ1, un teléfono al que le tengo mucho cariño y que, sin ser perfecto, es todo un variedad alta con el que estoy muy contento. Este dispositivo, como la grande mayoría de los que comparten variedad con él, tiene certificación IP68 contra el agua y el polvo. Esta certificación me ha salvado en innumerables ocasiones.

Iba andando yo por Málaga, mi tierra natal, un día de lluvia. Estaba tronando y no tenía paraguas, por lo que, literalmente, iba corriendo como si hubiera salido de una piscina. Tenía el Xperia en el saquillo totalmente empapado, sin embargo ni me inmuté; esta resistencia acepta inclusive sumergir el teléfono, por lo que sabía que no habría ningún tipo de problema.

El día que la resistencia al agua me salvó de quedarme sin móvil

Por motivos que no provienen al caso, un sujeto me empujó y me tiró al suelo. Mi mala pata quiso que mi Sony® Xperia cayese de repleto a un charco suficiente profundo. Pude coger el móvil y afortunadamente no sufrió ningún desperfecto, más allá de que estaba totalmente mojado. Tras unos momentos, salí corriendo ya que perdía el bus.

Justo esa tarde estaba sacándole imagenes a un móvil para su análisis en El Androide Libre, y cuando las acabé y constaté que había probado ya el móvil en profundidad, saqué mi SIM y mi tarjeta SD y las puse en el Xperia (unas horas antes del suceso). Este móvil no tiene IP68, por lo que de haberlo llevado, se hubiera desgraciado en el camino.

El día que la resistencia al agua me salvó de quedarme sin móvil

Me puse a pensar en ello de acceso a casa. Por una decisión me salvé de tener un móvil roto. Y, sobre todo, estaba tremendamente agradecido a la resistencia al agua ya que había sido la encargado de que ahorrarme un lío enorme. Por lo tanto, respiré aliviado.

Pero con esto no quiero mencionar que la certificación IP68 sea la reina de todas las características y que la necesitéis por encima de todas. Hay más certificaciones, y voy a aprovechar para averiguar un poco en estas y qué diferencias hay con la IP68 para que si la teneis en tu teléfono sepas precisamente qué podrias y qué no podrias crear con ella.

¿Qué diferencias hay en las certificaciones IP?

Como su nombre indica, esta certificación IP(direciones) está calificada en un sistema; que depende principalmente del nivel de protección. Se mide en los dos dígitos de la certificación, que indican la resistencia a determinadas agresiones y a la suma de estas. Funciona así.

El 1° dígito nos habla del tamaño de los sólidos a los que es resistente el dispositivo. La certificación IP(direciones) no es exclusiva de los teléfonos, se puede incorporar en numerosísimos artefactos como smartwatches, tablets, y demás. Así queda la lista:

  • 0: que significarí­a sin protección
  • 1: <50 mm
  • 2: <12.5 mm
  • 3: <2.5 mm
  • 4: <1 mm
  • 5: protección contra el polvo
  • 6: fuerte protección contra el polvo

El 2° dígito nos habla de la suma de agua a la que es resistente. Como es obvio, cuanto más alto sea el número, mayor será la protección, sin embargo esto no quiere mencionar que un teléfono que tenga una certificación “baja” no pueda tolerar accidentes. He aquí la lista:

  • 0: la protección es nula
  • 1: goteo de agua
  • 2: goteo de agua
  • 3: agua nebulizada o en spray
  • 4: chorros de agua
  • 5: chorros de agua
  • 6: chorros muy robustas de agua
  • 7: inmersión termina en agua a 1 metro durante 30 minutos
  • 8: inmersión termina y sigue en agua a 1,5 metros durante 30 minutos
  • 9K: chorros de agua a alta presión y temperatura

La resistencia IP68 se ha transformado en un estándar de marketing, por lo que se suele utilizar esta certificación para la venta de teléfonos Android. Esto significa que el teléfono es fuerte al agua y al polvo y se puede sumergir de forma sigue en una profundidad de 1.5 metros durante 30 minutos.

¿Debes comprarte un móvil con resistencia al agua?

El día que la resistencia al agua me salvó de quedarme sin móvil

Ahí va mi reflexión. ¿Deberías comprarte un móvil con resistencia al agua? Realmente, depende. Siempre aconsejamos esta compra ya que es un absoluto placer el poder disfrutar de la tranquilidad de que no pasará nada si un desafortunado accidente hace que tu teléfono se sumerja. Además, tiene ventajas, como el poder obtener imagenes debajo del agua, por ejemplo.

El dilema es que, salvo sorpresas, esta certificación está reservada a teléfonos de variedad media premium o variedad alta, por lo que esto conlleva un sobrecoste. ¿Es un fundamento de compra definitivo? Si estás rodeado de agua todo el rato o tu trabajo implica estar cerca de ella, por supuesto. Si no, no lo veo como algo absolutamente determinante para una compra.

Pero si teneis temor de esos instantes en los que la vida se ríe de ti y te lanza un chorro de agua a la cara y al móvil, entonces dale una oportunidad. Porque fue una suerte que de ese accidente me llevara el pensamiento de que tuve suerte; y no un teléfono roto con un marrón suficiente obeso entre manos.

La entrada El dia que la resistencia al agua me salvó de quedarme sin móvil muestra 1° en El Androide Libre.


El Androide Libre



Agradecemos a la fuente original por la información que nos ayudo a crear este articulo.

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Tags: #agua #día #móvil #quedarme #resistencia #salvo

Deja un comentario

Author: 
    author