El legado de Tolkien, o el dilema entre continuar o sobreexplotar la obra de un escritor

Anillo 2

El Señor de los Anillos‘ es una de las gigantes cumbres de la literatura. Tras su adaptación al cine a principios de los 2000, es también uno de los gigantes éxitos de Hollywood de las ultimas décadas, y continúa siendo una maquinaria de inventar dinero a pesar de que su autor, J.R.R. Tolkien, falleciera en 1973.

Quienes se han responsable de sostener vivo el legado del escritor son The Tokien Estate y, sobre todo, su hijo Christopher, que estuvo al frente de la organización hasta el pasado otoño. Christopher Tolkien ha facilitado que los seguidores de la Tierra Media podrian leer ‘El Silmarillion’, que su padre dejó inacabado al morir, sin embargo también hay quien le denuncia de haber sobreexplotado el legado de Tolkien. ¿Es lícito difundir todos los borradores y esbozos de un escritor popular para seguir su obra después de su muerte?

La controvertida obra de Christopher Tolkien

En realidad, J.R.R. Tolkien no fue demasiado prolífico publicando en vida. Profesor en la facultad de Oxford, empezó a inventar la Tierra Media (el planeta en el que se sitúa ‘El Señor de los Anillos’) durante su convalecencia de la “fiebre de las trincheras” al final de la Primera Guerra Mundial, y escribió sus 2 gigantes obras, ‘El hobbit‘ y ‘El Señor de los Anillos‘, durante las décadas de 1920 y 1930. Se publicaron, respectivamente, en 1937 y 1954.

Las gigantes dimensiones del 2° llevaron a que su difusión original estuviera repleta de tensiones entre Tolkien y su editorial. El libro, que superaba ampliamente las mil páginas, terminó dividido en tres (‘La comunidad del anillo’, ‘Las 2 torres’ y ‘El regreso del rey’) y Christopher, el hijo menor del autor, asistió a su padre durante todo ese trabajo.

Anillo 3

Su colaboración en la obra de J.R.R. fue muy estrecha mientras éste vivió. Formaba parte de The Inklings, la tertulia literaria que Tolkien tenía en Oxford con otros inventores como CS Lewis, y aclaró algunas informativos de su padre para la confección de los mapas de la Tierra Media que se incluyeron en todos los volúmenes de ‘El Señor de los Anillos’. Era suficiente lógico que, cuando el escritor falleció, Christopher se encargara de administrar su legado. El debate muestra sobre si se extralimitó publicando todos los trabajos previos de Tolkien, toda la preparación para la escritura de su trilogía.

“Como primordial colaborador de su padre para asuntos editoriales, también de receptor y fan de sus historias desde bien pequeño, parece claro que siempre aportó un ojo relativamente externo y ayudó a poner en orden y clarificar todo tipo de información, desde cronologías hasta los conocidos mapas de la Tierra Media que dibujó”, expone Jónatan Sark, crítico cultural, que agrega que esa tarea significativo tuvo, también, su aspecto menos beneficioso:

“Su papel como editor, 1° en ‘El Silmarillion’ y después en los ‘Cuentos Inconclusos y las Historias de la Tierra Media’, dejan claro que el legado estaba perfectamente protegido por alguien con una formación académica indudable (al fin y al cabo, también él había acabado laborando en Oxford) pero, desde luego, también por alguien que iba a estar sacando todo lo sacable del legado de su padre”.

En vida, Tolkien sólo publicó 3 obras: ‘Beowulf: los monstruos y los críticos’, una reunion de 1936 sobre ese poema épico anglosajón; ‘El hobbit’ y ‘El Señor de los Anillos’. Dejó inacabado a su muerte ‘El Silmarillion’, el libro que recogía todos los mitos fundacionales de la Tierra Media, que Christopher y Guy Gavriel Kay (autor ultimamente de la trilogía ‘El tapiz de Fionavar’) organizaron y dejaron listo para que viera la luz en 1977, 4 años después del fallecimiento de Tolkien.

Christopher Tolkien empezó dando sentido al legado que su padre dejó sobre la creación de ‘El Señor de los Anillos’

Jónatan Sark expone que “la difusión de ‘El Silmarillion’ estaba en marcha antes de la muerte de Tolkien padre, así que veo suficiente claro que se hubiera publicado. Es factible que sin Tolkien hijo, o con él desde un punto externo, hubiera tenido otra ordenación, o que se hubieran incluido otros cambios, sin embargo teniendo en cuenta que antes de la muerte del padre era ya un milagro editorial en Reino Unido y Estados Unidos (incluso dentro de lo que se puede considerar algo así, que es también una obra de culto), estaba claro que iba a salir”.

Pero, ¿qué pasa con el resto de libros que se han ido publicando después, libros que recopilan relatos y esbozos que sirvieron a J.R.R. para inventar la Tierra Media? Para Sark, “ya del resto de la obra en la que no estuvo tan directamente implicado Tolkien padre podríamos dudar. Aunque, precisamente, una de las críticas que se ha realizado a ‘El Silmarillion’ es que su difusión se desarrolló con cierta premura, mucho antes de tener camino a todos los papeles de su padre, no digamos ya a haberlos organizado, lo que en teoría demuestra que había una presión editorial para difundir algo nuevo del inventor que alimentara el triunfo de los otros 4 libros”.

Desde su publicación, ‘El Señor de los Anillos’ ha vendido mas de 150 millones de copias en todo el mundo, y tras la adaptación al cine de Peter Jackson, a principios de los 2000, la obra de Tolkien se volvió todavía mas popular. Y eso que antes ya había habido videojuegos, videojuegos de rol y hasta una película animada, e incompleta, de Ralph Baskhi. Había que seguir alimentando a los fans, pese a que empezara a dar la sensación de que la Tolkien Estate, encargada de velar por el legado del escritor, y Christopher estaban desempolvando hasta cosas completamente impublicables.

“Esta realidad se volvió mas clara todavía desde mediados de los 2000 cuando fueron apareciendo multiples historias desarrolladas a medias, apuntadas o insinuadas en ediciones que solían tener mas empaque que contenido real” expone Jónatan Sark: “A ratos, parecía que la home de los Tolkien era una pocilga en la que, cada vez que alguien levantaba el sofá para barrer, se encontraban un cuento inédito, en lugar de un archivo perfectamente preparado del que han ido tirando para ir creando caja. Según ha ido avanzando el tiempo y han salido mas de estas ediciones (que han pasado de esos recopilatorios de antaño a salir de uno en uno), mas sensación de que esta sacando la pasta nos queda”.

Entre 1977, cuando salió ‘El Silmarillion’, y 2017, se han anunciado 22 libros de historias de la Tierra Media.

¿Y qué opinan los fans?

Como enfoca Jónatan Sark, puede dar la sensación de que Christopher Tolkien estuvo publicando material inédito de su padre por encima de sus posibilidades, ¿pero opinan equivalente los fans? ¿Qué puntuación les dan a todas esas obras póstumas de J.R.R. en sitios como Amazon® o Goodreads?

Echemos un mirada a las reseñas de ‘Beren y Lúthien‘, la ultima obra que Christopher lanzó antes de dimitir de su puesto en la Tolkien Estate. Es una edición definitiva de la historia de estos 2 amantes, que Tolkien contó en ‘El Silmarillion’ y que fue de las primeras historias sobre la Tierra Media que se le ocurrieron. En esta nueva edición se recogen los distintos esbozos del cuento que escribió Tolkien, mas la historia original, con ilustraciones de Alan Lee y textos añadidos en los que se expone como el relato fue modificando con el paso de los años. Los fans ya habían tenido otras posibilidades de leer el romance entre la elfa y el humano en otras recopilaciones de cuentos “inéditos” del escritor, sin embargo este volumen lo presenta de forma independiente por 1ª vez.

Resena Amazon

Las puntuaciones en Goodreads son, en general, muy buenas, con lectores muy emocionados por tener una edición tan exhaustiva. Su media es de 4 estrellas y media, y las reacciones oscilan entre quienes se preguntan si merece la pena comprarlo si no eres un fan transmitido de Tolkien, los que están emocionados por tener un mirada en profundidad al proceso creativo del escritor y los que sospechan que no aporta, en realidad, nada nuevo a las versiones de la historia anunciadas anteriormente.

Este abanico de opiniones se repite en otras obras póstumas de Tolkien, ya sean los ‘Cuentos Inconclusos‘ o hasta ‘Los hijos de Húrin’. Algunos amantes están encantados de tener mas cosas que leer sobre la Tierra Media, y otros consideran que todas estas ediciones tienen poco que agregar a las 3 obras “originales”.

Más allá de Tolkien: el caso de Stieg Larsson

La leyenda de Beren y Lúthien puede haberse anunciado en algunas situaciones diferentes (independientemente o formando parte de ‘El Silmarillion’ o de cuentos inconclusos), sin embargo el caso de Tolkien y la sobreexplotación de su legado no es único. Hay autores, como VC Andrews, que han seguido publicando libros con su nombre mucho después de su muerte (en su caso, a través de un “negro” llamado Andrew Neiderman), y otros de los que se ha querido seguir exprimiendo a la gallina de los huevos de oro pese a que no hubiera mas material que aprovechar.

Stieg Larsson es uno de los mejores ejemplos. Periodista de exploración especializado en grupos de extrema derecha en Suecia, se hizo mundialmente popular gracias a ‘Los hombres que no amaban a las mujeres‘, el 1° volumen de una trilogía que contaba una historia de crímenes encubiertos y de horribles abusos tolerados por la cara mas sucia de la comunidad de ese país, y que se centraba en Lisbeth Salander, hacker antisistema con un complicado pasado a cuestas, y el periodista Mikael Blomqvist. Aquel libro se publicó en 2005 y fue un best-seller internacional casi inmediato, sin embargo Larsson no vivió para verlo; había muerto de un infarto un año antes.

Stieg Larsson escribió la trilogía Millenium antes de morir; después, han aparecido otros 2 libros firmados por David Lagercrantz

Los 2 primeros libros de su trilogía Millenium estaban acabados y el tercero, muy avanzado cuando empezó su publicación, por lo que no había demasiada dificultad para que ‘La reina en el palacio de las corrientes de aire’ pudiera visualizar la luz con la ayuda de la viuda de Larsson, Eva Gabrielsson. El tema se complicó cuando el cine se interesó por los derechos de la saga.

Larsson y Gabrielsson jamás aparecieron a casarse a pesar de llevar 32 años juntos, y él no había dejado testamento cuando murió con 50 años. Según la legislación sueca, por tanto, los herederos de Millenium eran el padre y el pariente del escritor, que fueron quienes gestionaron la venta de sus derechos audiovisuales y quienes, pese a la resistencia de Eva Gabrielsson, dieron el visto bueno para que otro inventor continuara las peripecias de Salander y Blomqvist a partir de las escasas informativos que Larsson escribió sobre un factible 4° volumen.

Christopher Tolkien dimitió el pasado otoño de su puesto en la Tolkien Estate, poco antes de que se supiera que Amazon® había comprado los derechos de la saga de ‘El Señor de los Anillos’ para extraer algunas series de televisión. Por su parte, de Millenium ya hay una quinta novela y un proyecto en Hollywood para ajustar la segunda novela, ‘La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’, con Claire Foy como nueva Lisbeth. No son casos comparables, sin embargo los legados de Tolkien y Larsson continúan.

Fotos | Idreamlikecrazy

También te recomendamos

¿Qué es Nintendo Labo? La preferible forma de acercar a los niños, desde casa, el planeta de la robótica

Ursula K. Le Guin, una extraordinaria novelista que muestra todo lo bueno que tuvo el siglo XX en fantasía y ciencia ficción

Es oficial: 'El Señor de los Anillos' llegará como lista de televisión de la mano de Amazon® Prime Original


La novedad El legado de Tolkien, o el problema entre seguir o sobreexplotar la obra de un escritor fue publicada originalmente en Xataka por Marina Such .


Xataka



Agradecemos a la fuente original por la información que nos ayudo a crear este articulo.

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Tags: #continuar #dilema #entre #escritor #legado #obra #sobreexplotar #Tolkien

Deja un comentario

Author: 
    author