IPhone Xs y iPhone Xs Max: Primeras impresiones ¿Merecen la pena?

Los que escribimos sobre tecnología, vamos detrás de ella pegados al milímetro de la actualidad, sin respiro y sin dejar espacio para percibir desde la distancia y el tiempo que el cliente aplica a la compra de un equipo móvil, y sobre todo si se intenta de un iPhone.

Hoy salen a la venta los nuevos iPhone® Xs y Xs Max, además del Apple® Watch Series 4, y hemos conseguido estar probándolos y usándolos intensivamente durante un día entero para contaros esas primeras sensaciones que transmiten, tan fundamentales y que guían el rumbo del resto de la destreza de uso.

¿Merecen la pena el iPhone® Xs y Xs Max? ¿Son una buena evolución?

Como decía al principio, si miramos los cambios con respecto al año pasado, son contadas las mejoras, y la más destacable, un procesador mejorado, es casi invisible para el usuario, salvo porque un equipo más intenso cree y asegura una longevidad del producto mayor y más satisfactoria. Hay más avances que detallaré en el análisis a fondo que haga en una semana (tiempo bastante para probar todo realmente a fondo).

Pero la mayoría de la masa y fundamentalmente los que son fieles al iPhone, lo son porque saben que es un móvil que aguanta bien ciclos de renovación de como mínimo 2 años, 3 o cuatro, así que la perspectiva y la decisión de si merece la pena, se debería contemplar pensando si para alguien que tiene un iPhone® siete es una buena inversión.

Lo es, es buena inversión. Es claro que es un teléfono preferible que sus predecesores, sin embargo lo es también pensando en que este mismo movil le puede durar al cliente otros 4 años porque tiene todo lo imprescindible para afrontar con netas garantías lo que se le exige a un móvil de alta gama.

-Aviso anticuñados-

Insisto, como he insistido siempre en que utilizar el móvil para navegar, visualizar instagram, crear imagenes y 4 cosas típicas que hacemos todos, no significa que estemos infrautilizando un móvil de 1159 euros y que cualquier móvil menos intenso puede crear eso. Esta falacia es el pobre razonamiento de peso que esgrimen los detractores de Apple, que lo son sin más sentido crítico que el viejo mantra de que los compradores de Apple, están obnubilados por la marca y no por el producto.

Hace cinco años y hace siete años, un móvil también podía crear lo que comúnmente utilizamos hoy de un móvil, utilizar whatsapp, visualizar instagram… Y no por eso vamos a comprar un móvil de hace cinco años. Vale su precio, usemos la aplicación que usemos, porque cada aplicación funcionará mejor, más rápido y durante más tiempo en perfectas condiciones. Dictar que sólo merece la pena comprar un iPhone® porque usas programas de alta exigencia en cuanto a potencia, es como mencionar que sólo podrias comprar un coche de 300 caballos si eres piloto de carreras.

El cambio

Algo que cuesta a mucha masa es tener que decir adiós al botón de Home redondo y al Touch ID, sin embargo el Face ID, sin tener el nivel de comodidad del Touch ID, es lo suficientemente bueno como para que la transición no sea un trauma. El desbloqueo se convierte en algo más natural y más seguro, y esas 2 premisas son claves para mirar al futuro de los dispositivos móviles con garantías.

La batería es mejor, y eso siempre ayuda. Los materiales de construcción en los iPhone® Xs y Max son claramente mejores que los de sus predecesores, y esa es una de las primordiales deducciones del crecimiento de valor con respecto a los antiguos iPhones y al Xr, que saldrá a la venta el mes(30dias) que viene. La carga inalámbrica es una función que silenciosamente se ha ido colando en mi hábito de uso, y es tan cómoda como efectiva.

La doble cámara te afirma imagenes de las mejores que podrias hallar en un móvil, probablemente entre las 2 o 3 mejores cámaras del mercado. Mejores imagenes con poca luz, más rango dinámico, una cámara frontal fabulosa para crear retratos (tanto, que si no te gustan los selfies como a mi, vas a convertir de opinión al utilizar esta)

Sin embargo, hay cierta aberración (más de la normal e inherente a cualquier lente) con el flare, siendo excesivo y claramente más notorio que en otros ejemplos de iPhone® o de móviles. Es algo que Apple® podría corregir levemente con una actualización, sin embargo no del todo, ya que es un dilema de la física de la propia lente. No es desagradable y sólo se produce con poderosos luces de frente, sin embargo es un paso atrás.

El nuevo Smart HDR del iPhone® Xs es muy buena función, salvo que lo ejecuta cuando le da la gana y bajo criterios dudosos del propio sistema. Sin ajuste o dominio para el usuario.

La sensación es que esta es la cámara que debería haber tenido el iPhone® X del año pasado. Ahora si es una cámara a la altura, una de las mejores sin desconfianza alguna.

El iPhone® Xs contra la competencia

Y si vamos repasando cada uno de los apartados del iPhone, observaremos como en cada aspecto está posicionado si no como el preferible del sector, entre los 3 mejores, y probablemente en el cómputo general  eso lo convierta en el preferible movil del comercio si atendemos cada detalle y cada función.

Por supuesto, y como todo el planeta sabe, eso tiene un precio, un valor que como digo no se debe medir como una imagen fija, si no en la durabilidad del producto a lo largo del tiempo, aspecto en el que los iPhone, de nuevo son claros ganadores. Y no sólo eso, si no que la devaluación del producto año a año en el comercio de segunda mano, es infinitamente menor que la de su competencia.

Sin embargo, hay una razón significativo para dudar de si el iPhone® Xs o Xs Max es una buena compra, y es el iPhone Xr. Igual de potente, misma cámara pese a que una sola lente (lo que pierdes aquí es poder crear imagenes con el teleobjetivo, es decir, pierdes el zoom óptico x2 y que las imagenes retrato sean, a priori, peores, pese a que eso está por ver) A cambio, teneis más batería y una pantalla con menor resolución y contraste, sin que eso suponga que vayas a visualizar los píxeles o que la del Xr sea una mala pantalla, para nada.

Con la destreza de su predecesor, el iPhone X usándolo durante un año, aseguro que no es móvil frágil, en absoluto y se conserva casi como el 1° día, algo que debería inclusive optimizar con los ejemplos de este año, con cristales más resistentes.

El nuevo color Oro, es más bien color cobre. La parte trasera es de color rosado, no color oro, y cualquiera que sepa cual es el indistinguible color del oro lo sabrá. El borde de acero, con tono cobrizo, al tacto se oscurece mucho, quedando muy negro y para mi gusto, poco atractivo. Sin duda, el color más vistoso es el plata.

En el Modelo Xs Max, el botón de encendido está situado muy alto. Al ser un móvil grande, se queda un par de centímetros por encima del pulgar en la posición natural de agarre, y este pequeño error hay que disfrutarlo en cuenta, no es determinante, sin embargo era evitable.

El Tamaño Max es muy grande, sin embargo no viene a ser incómodo o monstruoso, de hecho es ligeramente más pequeño en tamaño total que un iPhone® ocho Plus, sin embargo con una pantalla mucho más grande. Con el tiempo, uno se acostumbra a una pantalla de estas dimensiones y la completa agradeciendo, sobre todo si eres de visualizar series, películas o jugar con el móvil.

No es un móvil perfecto, sin embargo es difícil tener quejas de él más allá de pequeños detalles.

Dentro de una semana, publicaré una reseña más a fondo de cada detalle notable del iPhone® Xs Max que es el que estoy usando. Mientras tanto, podéis dejar en los comentarios dudas, preguntas y cuestiones algunas que tengáis sobre el teléfono para que pueda resolverlas todas.

Los dispositivos han sido cedidos temporalmente por Apple® para poder crear esta y consecutivos reseñas más a fondo. 

La entrada iPhone Xs y iPhone® Xs Max: Primeras impresiones ¿Merecen la pena? muestra 1° en Omicrono.


Omicrono



Agradecemos a la fuente original por la información que nos ayudo a crear este articulo.

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Tags: #¿merecen #impresiones #iPhone #pena #primeras

Deja un comentario

Author: 
    author