La fotocopiadora que cambió el mundo: así fue la Xerox 914

26 views

Xerox 914

La Xerox 914 fue la 1ª fotocopiadora de la historia, una maquina que le dio el pistoletazo de salida a la era de la información. Fue creada a terminos de la década de los 50, y supuso una auténtica innovacion para la oficina al permitir por 1ª vez inventar copias casi perfectas de datos en sólo unos segundos.

No era una maquina pequeña, ni tampoco barata. De hecho, a su fundador le costó suficiente poder comenzar a comercializarla. Pero una vez que llegó al comercio ya nadie puro pararla. Si hoy logramos entrar a cualquier información desde cualquier sitio es, en parte, gracias a los primeros pasos que comenzaron a darse con la Xerox 914.

El planeta requería copiar documentos

Desde los antiguos monasterios donde se copiaban datos a mano hasta la creación de la imprenta de Gutemberg, la reproducción de documentos ha sido una permanente en nuestra historia reciente. A principios del siglo XX empezamos a investigar nuevos métodos para acelerar el proceso, lo que dio lugar a todo tipo de invenciones como el Mimeograph, una especie de fotocopiadora manual.

Quien dio finalmente con la clave fue el fisico Chester Floyd “Chet” Carlson, que había trabajado en una oficina de patentes. Durante aquel trabajo, tuvo que lidiar con procesos de copiado tan engorrosos como fotografiar datos con exposiciones de diez segundos, invirtiendo después entre una tarde y un dia para el descubierto de esa unica copia.

Chester Carlson quiso investigar un modo de poder inventar copias al momento sin salir de la oficina. Lo hizo fabricando una nueva técnica llamada xerografía, a la que en un origen llamó electrofotografía por basarse en la electricidad para inventar las copias. Carlson desarrolló la 1ª reproducción xerográfica en su laboratorio en 1938, con sólo 32 años.

Primera foto xerográfica de la historia Primera “fotocopia” o foto xerográfica de la historia.

El funcionamiento de su nueva técnica era el siguiente. Primero cargaba de forma uniforme una superficie con electricidad estática, y despues la exponía a una luz que descargaba o destruía la carga eléctrica. De esta manera, la carga sólo permanecía en las áreas donde había una sombra, y esta era transferida al papel mediante un campo electrostático para establecer tinta seca en estas áreas aplicándole calor.

Carlson acababa de inventar una tecnología que revolucionaría el mundo, y tras patentarla empezó a intentar vendérselo a las enormes industrias tecnológicas. Pero ninguna de ellas se interesó, y fue rechazado por industrias como IBM® o Kodak. No fue hasta 1947 que una compañia llamada Haloid Company decidió apostar por su idea, adquiriendo los derechos de la patente para su desarrollo comercial.

Xerox 914

Tras mas de una década de desarrollo, la compañia presentó el 1° modelo de fotocopiadora xerográfica automática el 16 de septiembre de 1959. La llamaron Xerox 914. Dos años después, en 1961, la compañia pasó a llamarse Xerox Company, y empezó a comercializar la 1ª fotocopiadora moderna de la historia.

Para crearnos una idea de su impacto, sólo tenemos que fijarnos en como ayudó a multiplicar el numero de copias de datos que se realizaban en la época. El año que salió al comercio la Xerox 914, en Estados Unidos se hacían 20 millones de copias de datos al año, sin embargo sólo cinco años después la suma subió hasta 16.000 millones de copias.

Así era la Xerox 914

Xerox 914

El Xerox 914 tenía esa numeración en su nombre porque podía copiar datos originales a un tamaño de 9×14 pulgadas, lo que son 229 x 356 milímetros. Se trataba de un gigantesco mueble de copiado, con un peso de 294 kilogramos, y unas dimensiones de 107 centímetros de alto, 117 cm de ancho y 114 cm de fondo.

Pese a sus dimensiones, consiguio unos resultados realmente sorprendentes, siendo apto de efectuar copias de calidad en sólo siete segundos. A las industrias no les importó tener que tirar paredes en sus oficinas para que les cupiera una de estas máquinas, su extrema rapidez para la época justificaba cualquier medida y coste.

Cada unidad de la Xerox 914 tenía un valor de 29.500 dólares cuando llegó al mercado. Pero como la competencia tenía otras opciones con distintos tecnologias por apenas 400 dólares, en Xerox decidieron permitir que las industrias podrian “alquilarla” por 95 dolares al mes para inventar 2.000 copias, con un recargo de cinco centavos por cada reproducción extra.

La maquina en sí era suficiente compleja mecánicamente, y pese a que no lo era tanto como para que no se pudiera estudiar a utilizar, Xerox tuvo que poner una enorme suma soporte técnico al servicio de sus clientes. Tampoco estaba exenta de errores de diseño, como el que la hacía proclive a prender fuego cuando se sobrecalentaba, por lo que se terminó obsequiando un diminuto extintor a los compradores.

El proceso de copiado era el siguiente. Primero tenías que poner cualquier tipo de papel que fueras a usar en una bandeja de carga parecida a la de las impresoras modernas. Después tenías que pulsar el boton de encendido, y poner el informe que quisieras copiar sobre una bandeja de cristal. Luego girabas una ruleta para escoger el numero de copias, pulsabas el boton de impresión y listo, en sólo siete segundos tenías una reproducción casi perfecta del documento.

Desde su lanzamiento en 1961 hasta que dejó de fabricarse en 1976, Xerox fue apto de vender 200.000 unidades de este modelo. De hecho, sólo en los primeros 6 períodos vendieron tantas unidades como habían proyectado vender durante toda la vida util del producto, y si no fueron mas fue porque no pudieron generar tantas como para satisfacer la demanda.

Xerox siguió perfeccionando su maquina de copiado, y lanzó 4 versiones distintos de la máquina: las 914, 420, 720 y 1000. Estéticamente eran muy parecidas, sin embargo había diferencias en la rapidez del motor de cada una. Así como la 914 podía inventar siete copias en un minuto, la Xerox 1000 alcanzaba a inventar 17 copias en el mismo periodo de tiempo.

El comienzo de la era de la información

Ordinary Paper

La Xerox 914 marcó un antes y un después en el planeta empresarial, iniciando una nueva era para el copiado que nos ha llevado a la vigente era de la información. Sin embargo, la repercusión que terminó teniendo su invento pilló por sorpresa inclusive a sus propios creadores.

“Anticipamos que las individuos estarían creando copias de los datos originales, sin embargo no copiando copias para retransmitir información mas rápidamente”, le dijo un portavoz de Xerox al New York Times en 1985. “Ese elemento fue lo que todos se perdieron”.

Y es que originalmente se concibió la maquina para que fuera apto de inventar 10.000 copias al mes, sin embargo el volumen medio final de las industrias llegó a las 100.000 copias al mes. Además, la totalidad de estas copias no eran de los datos originales, sino copias que se realizaban a partir de otras copias.

Hoy esto nos parece lo mas normal del mundo, sin embargo en aquella época fue algo que hizo que la información pudiera replicarse y comunicarse cada vez mas rápido. Para ese cometido, a las Xerox las sucedieron todo tipo de máquinas fotocopiadoras, que en la era de la computación fueron sustituidas por escáneres e impresoras. Y así hasta llegar a nuestros días, donde logramos entrar a la reproducción de un informe desde cualquiera de nuestros dispositivos.

Imagen de portada | Romano Panvini

También te recomendamos

Dynabook, la tablets que jamás llegó a fabricarse sin embargo que revolucionó el planeta de la informática… en 1968

Xerox PARC: así se laboraba en el lugar mágico del que Steve Jobs copió la interfaz de MacOS

Así somos y nos comportamos los españoles en redes sociales


La novedad La fotocopiadora que cambió el mundo: así fue la Xerox 914 fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .


Xataka



Agradecemos a la fuente original por la información que nos ayudo a crear este articulo.

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Tags: #así #cambio #fotocopiadora #mundo #Xerox

Deja un comentario

Author: 
    author